Salto del Penitente: trekking y astroturismo en Uruguay

Parque Salto del Penitente

A solo quince minutos de la ciudad de Minas, por Ruta 8, un cartel verde que decía «Parque Salto del Penitente» (y una flecha a la derecha) nos dio la bienvenida. Era domingo de mañana y estábamos de expedición, así que nos tomamos esos últimos ocho kilómetros con calma. Es que no había forma de hacerlo de otra manera. El camino de acceso al penitente tiene una de las panorámicas más bellas del Uruguay.

Parque Salto del Penitente, Lavalleja, Uruguay

Vista de las sierras en el camino de acceso al Parque Salto del Penitente © Fefo Bouvier

A medida que subíamos por el camino asfaltado —en muy buen estado—, mirando al oeste, el Cerro Campanero se hacía cada vez más evidente. Su forma ondulada me recordó a las jorobas de un camello. Desde el mirador, en la parte más alta del camino, se destaca entre la serranía.

Sierras de Minas, Lavalleja

La primera luz de la mañana ilumina el Cerro Campanero, visto desde el camino de acceso al Parque Salto del Penitente © Fefo Bouvier

El Parque Salto del Penitente

Próximos a desembocar en el parque, frenamos en una garita donde nos dieron la bienvenida y pagamos la tasa de mantenimiento de cuarenta pesos uruguayos por persona. Como nuestro plan era pasar dos noches allí, aprovechamos la conversación para asegurarnos de que el camping estuviera abierto. Nos dijeron que sí, así que nos quedamos tranquilos. Antes nos advirtieron que no era un camping, sino un campamento (sin agua ni corriente eléctrica disponible), pero que en el parador habían duchas con agua caliente.

Al llegar nos encontramos con una amplia zona de estacionamiento, un par de refugios de madera para alojamiento (aún cerrados) y el parador. Habían pasado dos meses desde que se declaraba la emergencia sanitaria por el Covid-19 y el parque acababa de recibir la habilitación para reabrir sus puertas. Después de registrarnos, manejamos unos metros más cuesta abajo para llegar al campamento. Éramos los primeros en acampar, por eso pudimos elegir la parcela que más nos gustó: una zona llana de gramilla recién cortada, rodeada de monte nativo —ideal para repararse del viento— y un fogón al piso. Ahí lo único que se escuchaba era el canto de las calandrias y, de fondo, el Arroyo Penitente haciéndose paso entre la roca basáltica. Almorzamos, montamos la carpa y dormimos una siesta para recuperarnos del viaje.

Parque Salto del Penitente, Lavalleja, Uruguay

Vista panorámica desde el Salto del Penitente © Fefo Bouvier

El Salto del Penitente

A la tarde exploramos los alrededores del predio en busca de diferentes perspectivas para capturar la luz del atardecer sobre el paisaje. Desafortunadamente, por el cauce del arroyo apenas corría agua. El salto más alto del Uruguay lucía nada grandioso. Como Uruguay no tiene montañas, el agua que corre solo proviene de la lluvia y hacía días que no llovía.

Aún así el paisaje mantenía su encanto. Una roca en lo alto del cerro me llamó la atención. Se destacaba del resto. Parecía como si algún paisajista con muy buen criterio la hubiese colocado allí. El mozo del parador —apoyando sus manos una contra la otra— nos comentó que se parece a la figura de un monje en acción de penitencia, por eso el «Salto del Penitente». Yo lo vi más parecido al mudra Namasté de la cultura hindú.

Parque Salto del Penitente, Lavalleja, Uruguay

La icónica roca en la cima del cerro © Fefo Bouvier

En busca del Centro Galáctico

Mientras anochecía fuimos por un café al restaurante del parador, nuestra única posibilidad de conexión a internet. No hay señal celular en ningún lugar del parque. Mientras tomaba ese café, planifiqué la hora y el lugar para capturar el centro galáctico ascendiendo sobre el penitente. Resulta que el lugar ideal estaba encima nuestro y era totalmente accesible, pues el techo del parador funciona a la vez de mirador. El arquitecto sí que supo aprovechar la topografía del terreno.

Luego de la cena —ya completamente de noche— volvimos por esa foto de la Vía Láctea. De pasada le pedí a Alberto si podía apagar un foco que apuntaba al parador, pero iluminaba todo el paisaje. Accedió con gusto. La calidad del cielo mejoró dramáticamente. Me llamó la atención el poder de contaminación de una sola fuente de luz. En entornos naturales se hace evidente la importancia de tener un criterio cuidadoso a la hora de iluminar senderos y estructuras —también lo innecesario que es en la mayoría de los casos.

La Vía Láctea en el Parque Salto del Penitente, Lavalleja, Uruguay

El centro galáctico, airglow rojo en la atmósfera y el paisaje del Parque Salto del Penitente desde su mirador © Fefo Bouvier

Un cielo casi perfecto

Según este mapa de contaminación lumínica, el Salto del Penitente tiene una clasificación de entre 2 y 3 en la escala de cielo oscuro de Bortle. Eso significa que está próximo a ser un cielo de excelente calidad para la observación astronómica. No llega a 1, el máximo puntaje, porque la ciudad de Minas —capital del departamento— está a solo veinte kilómetros y su luz ilumina la atmósfera por encima. Aunque noté que las sierras ayudaban a bloquear gran parte de la luz, las nubes aparecían iluminadas en el horizonte, volviéndose oscuras solo en lo alto del firmamento.

Por otro lado, la Vía Láctea aparecía compleja y claramente visible a simple vista, al igual que las Nubes de Magallanes y varios cúmulos globulares. La luminiscencia nocturna o airglow —un fenómeno que ya describí en la expedición al Cerro de la Buena Vista— no se notaba a simple vista, pero sí en las fotos.

El Centro Galáctico en el Parque Salto del Penitente, Lavalleja, Uruguay

El Salto del Penitente y la Vía Láctea © Fefo Bouvier

Por los alrededores de Minas

El día siguiente lo dedicamos a explorar el Cerro Arequita (a doce kilómetros al norte de Minas) y el monte de ombúes que crece en su ladera. Este es uno de los tres grandes bosques de estos legendarios arbustos —que todos confundimos con árboles— existentes en Uruguay. Como fuimos sin guía no logramos llegar a la cima del cerro. Los senderos eran muchos y temimos que en el intento nos agarrase la noche. Por ser la primera vez allí, hubiese sido bueno estar acompañado de alguien que conociera el sitio.

Cerro Arequita, Lavalleja, Uruguay

El Cerro Arequita © Fefo Bouvier

Bosque de Ombúes en el Cerro Arequita, Lavalleja, Uruguay

Panorámica del monte de ombúes del Cerro Arequita © Fefo Bouvier

Al lado del Arequita está su hermano menor, el Cerro de los Cuervos. Para fotografiarlo a orillas del río Santa Lucía tuvimos que acceder al Camping Laguna de los Cuervos.

Si bien estas expediciones tienen como objetivo capturar el cielo nocturno, sería una pena no aprovechar la otra mitad del día para conocer y capturar el paisaje uruguayo, ¿no?

Cerro de los Cuervos, Lavalleja, Uruguay

El Cerro de los Cuervos a orillas del río Santa Lucía © Fefo Bouvier

Cae la noche en las sierras

Justo a tiempo para el atardecer estábamos de regreso en el camino de acceso al Parque Salto del Penitente —mi punto favorito de la expedición. El cielo totalmente despejado, la bruma del otoño bañando las sierras y el sol poniente creaban un paisaje de ensueño.

Atardecer en las Sierras de Minas, Lavalleja, Uruguay

Atardecer en las sierras de Minas © Fefo Bouvier

La Luna creciente se hizo notar en el cielo del crepúsculo, solo para ocultarse minutos después.

Atardecer en las Sierras de Minas, Lavalleja, Uruguay

El crepúsculo desde el mirador en los accesos al Parque Salto del Penitente y la Luna creciente © Fefo Bouvier

Recién caída la noche, bien bajo en el horizonte oeste estaba Orión —el cazador— anticipando la llegada del invierno al hemisferio sur. Desde arriba, la contaminación lumínica de Minas y alrededores era evidente. No por eso dejaba de ser un paisaje nocturno especial.

Cielo nocturno en las Sierras de Minas, Lavalleja, Uruguay

La constelación de Orión sobre el Parque Salto del Penitente © Fefo Bouvier

El entorno del parque es fascinante, lo ideal es dedicarle varios días. Me prometí volver para capturar el salto de agua y la Vía Láctea de fondo —cuando haga un poco menos de frío.

Si alguna vez tenés la posibilidad de visitar este lugar, procurá que no sea solo por el día (como hace la mayoría). El cielo estrellado es la otra mitad del paisaje...

Cielo nocturno en las Sierras de Minas, Lavalleja, Uruguay

El paisaje nocturno del Parque Salto del Penitente © Fefo Bouvier

Observando el Centro Galáctico en las Sierras de Minas, Lavalleja, Uruguay

Contemplando el centro galáctico en las sierras de Minas © Fefo Bouvier

Planificá tu expedición al Parque Salto del Penitente

Cómo llegar al Salto del Penitente

El Parque Salto del Penitente se encuentra a ciento cuarenta kilómetros de Montevideo, a noventa y siete de Punta del Este y a solo veinte de la ciudad de Minas, capital de las sierras.

Desde Minas, siguiendo la Ruta 8 hacia el este, en el kilómetro 134 se abre a mano derecha el camino de acceso, que atraviesa ocho kilómetros de paisaje panorámico antes de desembocar en el parque. Es un camino asfaltado en muy buen estado.

Cuándo es la mejor época para visitar el Salto del Penitente

El parque está abierto todo el año. Te aconsejo que elijas una fecha del mes cercana a la Luna nueva, porque cuanto menos brillante la Luna, más estrellas podrás ver durante la noche. Es buena idea ir después de una buena lluvia para que el salto esté caudaloso.

Qué llevar

Para saber qué llevar y otras sugerencias antes de ir, visitá la página web del parque.


Espero que este artículo te sea de utilidad para planificar tu visita. Si tenés alguna duda, escribime en los comentarios.

Back to blog

7 comments

Wow, qué hermoso arte, te quedó espectacular. Amo las estrellas!

Angeli

La foto ´Paisaje de ensueño´como la llamaste, ah! Es la paleta que ni el loco Munsell lograría en todas sus investigaciones… :) Cielo y tierra tan compenetrados uno con otro, atardeciendo! Luego las jorobas del camello… y tantas formas rocosas, que nos llevan a pasados y futuros de quien sabe qué gentes y qué tiempos. Y lo que más me gustó es lo del arquitecto al que elogiás. Que haya dejado sabiamente su obra donde correspondía, para que los hombres que miran al cielo se suban a lo lomo a regocijarse de estrellas.
Gracias! Cada vez dan más ganas!!!

Cris Monmany

Leave a comment

Please note, comments need to be approved before they are published.

  • La Vía Láctea sobre el Cerro Catedral, Uruguay

    Cathedral Hill

    Extract

    7 comments

    Cathedral Hill

    Extract

    7 comments
  • Imagen panorámica del cielo nocturno en Sierras de Mahoma, San José, Uruguay

    Sierras de Mahoma

    Sierras de Mahoma, en San José, es un extenso mar de piedra —con picos de hasta 180 m s. n. m.— de alto valor paisajístico y astronómico.

    6 comments

    Sierras de Mahoma

    Sierras de Mahoma, en San José, es un extenso mar de piedra —con picos de hasta 180 m s. n. m.— de alto valor paisajístico y astronómico.

    6 comments
  • Astrofotografía en el Valle del Hilo de la Vida

    Valle del Hilo de la Vida

    En las Sierras de Minas, cincuenta montículos de piedra (o apachetas) indígenas custodian uno de los mejores cielos de Uruguay.

    7 comments

    Valle del Hilo de la Vida

    En las Sierras de Minas, cincuenta montículos de piedra (o apachetas) indígenas custodian uno de los mejores cielos de Uruguay.

    7 comments
  • Salto del Penitente: trekking y astroturismo en Uruguay

    Parque Salto del Penitente

    Muchos lo visitan durante el día para hacer trekking y senderismo, pero el Parque Salto del Penitente, en Lavalleja, esconde uno de los cielos nocturnos más impactantes de Uruguay.

    7 comments

    Parque Salto del Penitente

    Muchos lo visitan durante el día para hacer trekking y senderismo, pero el Parque Salto del Penitente, en Lavalleja, esconde uno de los cielos nocturnos más impactantes de Uruguay.

    7 comments
1 of 4